El Escritor

La escritura de ficción no fue el primer género que abordé. Llegó más tarde. Tras los libros académicos de empresa y gestión, vinieron los de narrativa empresarial. La narrativa empresarial no es novela, es mucho menos artístico, precisa menos estilo literario y la trama está totalmente condicionada por un mensaje. Pero es un género que empieza a introducir algunos de los elementos de la ficción propiamente dicha.

Antes de abordar mi primera novela, me formé cuanto pude. Tanto a través de talleres de escritura como de libros que enseñan los trucos del escritor. Después escribí muchos relatos y cuando me sentí preparado, empecé a novelar. Después vinieron los guiones.

 

Escribo casi todos los días. Tengo muchos proyectos de libros. Algunos en marcha, otros esbozados, otros casi acabados. Trabajo en paralelo varios manuscritos, pero cada año le doy prioridad a uno, dedicándole la mayor parte del tiempo que me queda para escribir.

Escribir es mi pasión.

Novela

Mi estilo literario es cercano al realismo mágico; no al latinoamericano, sino a un realismo mágico más daliniano, mediterráneo e incluso existencial o filosófico. Me gusta incorporar a mis novelas aspectos que sitúan el plano real en el límite del fantástico, siempre que eso sirva para explorar y ahondar en la condición humana. Busco estructuras creativas, y adaptar cada tipo de escritura a la atmósfera de la obra. Escribo de forma planificada, pero la estructura no lo determina todo, sino que durante el proceso creativo dejo abierta la posibilidad a que las ideas que surjan modifiquen la estructura, si es preciso.

Mi idea es escribir una novela cada dos años, aproximadamente.

NOVELAS

Vídeos

Seres excepcionales

Presentación del libro

La historia que me escribe

Entrevista Periodista Digital

El libro prohibido de la economía

Entrevista en Euskal Irrati Telebista

Cine

Empecé a escribir para cine hace tiempo, cuando, de la mano de la guionista y profesora de guionistas Alicia Luna nos encargaron adaptar mi libro El vendedor de tiempo al cine. Desde entonces he escrito algunos guiones para cortometrajes y un guión para un largometraje, escrito junto al guionista ganador de un Goya Tomás Aragay y que espero que pronto pueda producir: “Extraños en Común”.

He dirigido algunos cortometrajes y espero poder pronto dirigir mi primer largo. Dirigir requiere combinar elementos de organización industrial, gestión de proyectos, motivación de equipos y arte. Las primeras son parte de mi profesión. El arte lo llevo dentro. El cine hay que aprenderlo, así que trato de rodearme de personas que saben más que yo del séptimo arte. Así que dirigir cine no me ha sido tan lejano. Había muchas tareas que ya había realizado. Y otras que no.

Espero que os gusten las películas que hasta la fecha he escrito y dirigido

Producciones

La Gran Invención

Un mundo sin seguros

Un mundo seguro

Teatro

Escribir textos para teatro es un reto para un guionista, ya que las limitaciones de espacio y tiempo de la escena son enormes en comparación con el cine. En el cine puedes moverte en el espacio y en el tiempo, puedes pasar de un lugar a otro: interiores, exteriores… En cambio, en el teatro las limitaciones son mucho mayores. Por otro lado, el número de personajes está mucho más limitado. Hay que construir una obra y mantener la atención del público con dos, tres, cuatro, cinco o seis personajes. Así que representa un reto precioso.

Me encanta escribir para teatro porque, además, siempre me han fascinado esas películas donde todo transcurre en una habitación. Dirigir teatro es otro menester. Ahí no me atrevo y prefiero que las obras que escribo las dirija otro. Tengo escritos dos textos teatrales y dos de mis libros se han llevado al teatro.

Aquí tenéis toda la información.

Producciones

El vendedor de tiempo

SUSCRÍBETE
Y recibirás desde textos inéditos, artículos y opiniones escritas por Fernando Trías de Bes