• img-book

Relatos absurdos

Este libro recoge una selección de microrrelatos que escribí como ejercicio pedagógico. Después de publicar libros de narrativa empresarial, donde la literatura de ficción es más sencilla en el estilo y está condicionada por una enseñanza o reflexión que se brinda al directivo o profesional, me propuse escribir mi primera novela. Pero sentía vértigo porque me adentraba en la novela en serio, no como un divertimento. Así que, igual que quien decide correr una maratón sale a entrenar distancias cortas durante meses, decidí escribir decenas de relatos literarios como puro ejercicio de perfeccionamiento en mi escritura. Pero claro, al tratarse de un ejercicio, los relatos debían ser breves. Isabel Monteagudo, gran amiga y una de mis dos agentes literarias en International Editors, me había regalado tiempo atrás varias de las obras de Augusto Monterroso, el genial escritor guatemalteco, célebre por sus breves relatos. Me fascinó que pudiese escribirse una historia de apenas tres o cuatro líneas, así que me puse a ellos. Nunca tuve la idea de publicar esos relatos. Eran ejercicios literarios. Sin embargo, el entonces mi editor en Urano, Gregorio Vlastelica, ya retirado, me pidió verlos. Me dijo que había algunos realmente buenos y que valía la pena publicar. Así lo hicimos. Aderezados con las ilustraciones del pintor Jacobo Bagué, afincado en Menorca, constituye un libro raro cuyos lectores me consta que lo tienen como libro de culto.

About This Book
Overview

Este libro recoge una selección de microrrelatos que escribí como ejercicio pedagógico. Después de publicar libros de narrativa empresarial, donde la literatura de ficción es más sencilla en el estilo y está condicionada por una enseñanza o reflexión que se brinda al directivo o profesional, me propuse escribir mi primera novela. Pero sentía vértigo porque me adentraba en la novela en serio, no como un divertimento. Así que, igual que quien decide correr una maratón sale a entrenar distancias cortas durante meses, decidí escribir decenas de relatos literarios como puro ejercicio de perfeccionamiento en mi escritura. Pero claro, al tratarse de un ejercicio, los relatos debían ser breves. Isabel Monteagudo, gran amiga y una de mis dos agentes literarias en International Editors, me había regalado tiempo atrás varias de las obras de Augusto Monterroso, el genial escritor guatemalteco, célebre por sus breves relatos. Me fascinó que pudiese escribirse una historia de apenas tres o cuatro líneas, así que me puse a ellos. Nunca tuve la idea de publicar esos relatos. Eran ejercicios literarios. Sin embargo, el entonces mi editor en Urano, Gregorio Vlastelica, ya retirado, me pidió verlos. Me dijo que había algunos realmente buenos y que valía la pena publicar. Así lo hicimos. Aderezados con las ilustraciones del pintor Jacobo Bagué, afincado en Menorca, constituye un libro raro cuyos lectores me consta que lo tienen como libro de culto.

“Relatos absurdos”

There are no reviews yet.